La fisioterapia en las demencias

La realidad de el ámbito residencial hoy en día está claramente marcado por un perfil de residentes en los que la demencia, sea del tipo que sea, es el diagnóstico con mayor influencia en la funcionalidad de las personas mayores. En las residencias los equipos interdisciplinares están especializados para poder atender todas las necesidades de las personas que sufren de una demencia, siendo la fisioterapia uno de los principales ejes de tratamiento. A continuación vamos a hacer un breve repaso sobre los principales conceptos a tener en cuenta sobre la intervención de fisioterapia en las demencias.

¿Qué es una Demencia?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), demencia es: “Síndrome  debido a una enfermedad del cerebro, generalmente de naturaleza crónica o progresiva, en la que hay déficits de múltiples funciones corticales superiores (memoria, entendimiento, juicio, habla, cálculo, pensamiento, orientación…), que repercuten en la actividad cotidiana del enfermo”.

En definitiva, se trata de un síndrome   caracterizado por un conjunto de signos y síntomas que causan deterioro persistente de las capacidades cognitivas y que alteran la capacidad funcional, tanto en el ámbito social como en el laboral, en personas que no presentan alteración del nivel de conciencia. A pesar de que la demencia no es propiamente una patología del aparato locomotor, la fisioterapia no solo beneficia a este, sino que también aporta grandes beneficios al deterioro mental.

Prevalencia

La demencia afecta a nivel mundial a unos 35,6 millones de personas. Se calcula que entre un 2% y un 8% de la población general de 60 años o más sufre demencia en un determinado momento y se preve que el número total de personas con demencia prácticamente se duplique cada 20 años, de modo que pasaría de 65,7 millones en 2030 y 115,4 millones en 2050.

¿Para qué sirve la fisioterapia en las demencias?

La fisioterapia se sirve del movimiento, el ejercicio y de medios físicos para conseguir

– Mejora fuerza y movilidad

– Evitar el sedentarismo.

– Potenciar la motricidad fina.

– Regula el peso y la glucemia

– Mejor equilibrio y en consecuencia evitar caídas y posibles fracturas

– Mejora función respiratoria, circulatoria y cardíaca

– Efecto terapéutico ante depresión, ansiedad

-Mejora o estimular  las funciones cognitivas: atención y concentración, memoria, abstracción, percepción (sentidos), expresión y comprensión verbal, y creatividad e imaginación.

– Regula el apetito y el sueño

–  Mejora Interacción social. Integrar al enfermo en el núcleo de convivencia.

En conclusión

La fisioterapia se sirve del movimiento, el ejercicio y de medios físicos  para lograr la rehabilitación y la mejora, mantenimiento o restitución de capacidades, así como para mantener la autonomía del enfermo el mayor tiempo posible. Todo ello, incrementa el confort y la calidad de vida del paciente y de su familia.

Luis Duran Escalante

Fisioterapeuta de La Nostra Llar.

Número de colegiado: 1237 Col.legi de Fisioterapeutes de Catalunya

Leave a reply